Especialista en Lectura Compartida y Literatura Infantil y Juvenil.

beatriz sanjuan

Vale… ¿cómo lo hago? He gastado mi mejor papel en borradores que no me convencen. Sí, escribo con pluma y a mano. “Horror, qué antigüedad.” Eso estás pensando.

Pero yo intento llegar a bruja y eso siempre va unido a la palabra “antiguo”. Las brujas (y las hadas, que son el mismo personaje, mal que le pese a Disney) son figuras labradas por la experiencia, al borde del camino. Eso no se consigue sin tiempo. Mucho tiempo y muy vivido.

¿Que te dan miedo las brujas? Les pasa a muchos y no me extraña. Mujeres poderosas cuyos oídos escuchan dos veces; con ojos que pueden ver sin abrirse; con voluntad propia, tantas veces perseguida. Mejor que no se acerquen a los niños. Mucho menos, a las niñas. “Quiero ser bruja, mamá: narradora, partera, botánica, independiente…” Ay, ay, ay, MUCHO CUIDADO.
Yo vivo en un mundo de niños y libros, donde la palabra es mágica e insobornable. Puedo tejer un refugio con hilos milenarios y cambiar para siempre tu existencia. Si eso no es poder, ya me dirás cómo lo llamas. Pero no intentes fingirlo ni comprarlo, o quedará reducido a cenizas en tu boca.

No digas que no te he avisado: Beatriz significa “la que trae la felicidad”. Eso sí, ya ves que a las brujas nos pierde el sentido dramático.


Web: rutasdelectura.com