porque no hace falta gritar ni dar lecciones

Los limites en positivo

Muchos padres tienen muy buenas intenciones acerca de los limites. Qué normas poner y por qué son tan importantes lo solemos tener claro. El problema llega cuando tenemos que mantener estos límites que simplemente no van tan bien.

La mayoria de los niños no van a admitir o querer límites, sobre todo cuando hablamos de menos tiempo de pantalla, o limitar las galletas, … pero mantener lo límites es la manera más eficaz para aprender a confiar y aceptar una dirección.

Los límites son importantes.

Poner limites pero no cumplirlos simplemente no ayuda a los niños. Lo que suele ocurrir es que se espera mucho para poner un limite, y luego no se cumple, siendo poco claro y acabando en gritos. Todo esto lleva a la desconexión y hasta a la ansiedad en algunos niños.

Lo más importante. Mantenerse en movimiento y hacia adelante. Que no significa acumular poder en el sentido de “haz lo que te digo, ahora mismo…”, ser firme no significa utilizar y demostrar el poder de la manera descrita anteriormente. Ser firme, si se hace correctamente alienta la cooperación y fomenta la confianza. Mientras puede haber lágrimas, resistencia y frustración, es necesario ser firme.

Se trata de ser un guía desde el amor, el cuidado y el respeto.

Poner límites y no hacer que se cumplan no llevará a una mayor cooperación y llevará al miedo. El miedo y el poder frenará a la mayoría de los niños y casi seguro llevará a una lucha de poder.

Como acompañar con límites de una manera positiva?

1. Se amable. Atiende a los deseos de tu hijo, que no significa que se lo des, pero el niño ha sentido que le has escuchado.

2. Se claro. Da una explicación clara para que el niño lo entienda.

3. Se respetuoso. Esto incluye aceptar la frustración, las lagrimas y la decepción que suele venir acompañado a un límite

Vamos a poner tres ejemplos de como acompañar con límites pero con firmeza.

Un niño no se quiere ir a dormir, tienes que leer cuentos y siempre quieren más. “Veo que quieres más cuentos, y es que leer cuentos es muy agradable. Me gusta también, y ahora es hora de apagar la luz y dormir” “nooo, más cuentos” “Es hora de apagar la luz. Veo que quieres más cuentos! y mañana leeremos otra vez!”

Un niño quiere más galleta y has decidido que ya ha tenido suficientes. “más galletas!” dice el niño, “esas galletas están riquisimas, y entiendo que quieras más, pero no es sano comer solo galletas. Puedes elegir entre manzanas o palos de zanahoria”. “Nada” “vale, si no quieres nada está bien. Las manzanas y las zanahorias están ahí si cambias de opinión, pero no hay más galletas por hoy”.

Un niño no quiere llevar sus platos a la cocina después de la cena. “Por favor, limpia tus platos para que se puedan meter en el lavavajillas” “No quiero” “Solo voy a meter los platos en el lavavajillas ahora, si los dejas en la mesa te encargarás de lavarlos en el fregadero”. El niño no lleva los platos. El lavavajillas está puesto “el lavavajillas ya está puesto. Aquí está el jabón. Prefieres lavar el plato o los cubiertos primero?. Ofrecele al niño estar con él y ayudale a ponerse manos a la obra.

En los ejemplos de arriba se es amable porque se entienden los sentimientos del niño. Se es firme porque se le da al niño una pequeña explicación de lo que va a pasar luego. Y es respetuoso porque no se le juzga, acusa o castiga, pero se mantienen los limites.

Los límites son diferentes de una familia a otra, pero acompañar de una manera amable, clara y respetuosa puede ser muy útil en muchas situaciones. Nuestra actitud eneseña a los niños que pueden confiar en nosotros, pero que a la vez creemos que pueden tomar buenas decisiones.

Acompañar con limites funciona mejor cuando somos amables, firmes y respetuosos intentando evitar “lecciones” y castigos. No tengas miedo a ser firme pero a la vez amable.

 

 

 

 

4 thoughts on “Los limites en positivo

  1. Laura Responder

    Buenos días,
    Os seguía por IG, pero acabo de suscribirme al news letter y es la primera vez que leo vuestro blog.
    Este post concretamente me parece muy interesante, pero una pregunta. que hacer cuando???
    1. los niños ya son pre-adolescentes, 12 y 13 años, y ya tienen muy claro lo que quieren y como lo quieren Te lo argumentan, y puede que tengan razón, pero no la tuya
    Tus días y horas de “amable, firme y respetuosa” parecen no haber servido de nada…
    Estas convencida que lo has echo bien, algún grito incluido creo que de eso no se escapa nadie, pero tienes la sensación de no haber cumplido tu objetivo. Que las rutinas y habitos se van al traste.
    Gracias por aclararme, no se si en otros post, hay temas relacionados con adolescentes.
    Saludos,

    • María Cañal Responder

      Muchas gracias Laura, que buena idea hablar del tema que propones, qué hacer con los niños pre y adolescentes, cuando la hormona manda sobre el resto… aqui imagino que la palabra paciencia estará al orden del día pero voy a ver si alguien se anima a escribir un articulo sobre esto. Me parece muy interesante! gracias de nuevo por pasar!

  2. Marta Fernández Responder

    Hola!
    Me parece tan necesario insistir y trabajar en este sentido… Debemos convertir esta manera de dirigirnos a los niños en una nueva forma de relacionarnos con ellos en todos los sentidos. Disciplinar de manera positiva para lograr relaciones que no nos hagan tirarnos de los pelos…Aunque admito que es difícil y a veces, por diferentes motivos, tomamos el camino más rápido (un grito, una actitud autoritaria…) del que sin duda, nos arrepentimos de inmediato. Creo que merece mucho la pena y los beneficios son visibles, empezando por el hecho de enseñarles que en esta vida hay unos límites, reglas, hay decisiones que tomamos, responsabilidades…que hay que aceptar, respetar y asumir las consecuencias… ¿Eso es enseñarles a crecer no?
    Gracias por el post María!
    Saludos: Marta

  3. Laura Responder

    Marta, cuanta razón.. pero lo que me asusta es que en general la sociedad, empezando por mayores siempre es el llevar la contra, no cumplir normas y querer que todo vaya a consenso y se lleve a votación.
    Que pasa entonces?
    1. en P3 no deberían llevar ni chupete ni carrito, pues ellos si porque a mi la profe no me va a decir lo que es mejor para mi hijo.
    2. en los entrenos el club pone para entrenar camisetas azules, pero como o no puedo lavarla o no me gusta o no he tenido tiempo de ir a buscarla mi hijo lleva del color que me va bien, a mi el club no me va a decir que camiseta me pongo.
    3. que si durante los entrenos es mejor que no haya padres espectadores, pues ellos allí controlando. O acaso en la academia de musica o de ingles, estas vigilando por la ventana?
    4. …. y así te podria contar mil….
    Y tu sigues al pie del cañon, marcando limites y siguiendo con las normas que, necesariamente alguien ha puesto para que esta sociedad tenga un orden.
    Gracias Maria y Marta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>