y ésto como se hace?

niños, tareas, casa, …

Me vais a perdonar pero al final me ha quedado un post así como personal, pero me ha salido. Esta semana hablábamos sobre el tema de la paga, que llevaba al tema de las tareas, y estaba yo pensando y leyendo, sobre todo para intentar decidir si relacionar la paga a las tareas o no. Hay mucho sobre este tema y lo trataremos. La cosa es que empecé a escribir y entonces me surgieron dudas muy básicas y me imagino que reflexiones más básicas aún.

Bien, mi gran duda, mi gran duda desde el principio de los tiempos. No se si os ha pasado pero a mi sí, y en cada relación o en el ámbito de la familia en las que había un hombre por alguna razón, que yo desconozco,  las mujeres llevan la voz cantante en la casa. Y se que es generalizar pero creo que acertaría si dijera que pasa muy frecuentemente. Esto no quiere decir que muchos hombres ayuden, si, una vez la tarea está definida. No es que vayas al súper a hacer la compra con lista, es que hay que hacer esa lista, previo mirar lo que hace falta, etc. Ir al super con la lista hecha es solo parte de la tarea. No es que se ponga la lavadora o se pase el aspirador, es que hay que hacerlo sin que antes sea un “hay que poner la lavadora” “hay que pasar el aspirador”.

Soy madre de un niño, y aspiro a eso, a que mi hijo haga las tareas porque en su cabeza está mirar el cesto de la ropa sucia, o apunte que hace falta azúcar si se pone la ultima cucharada… Ahora me gustaría saber cómo hacerlo o qué me puede ayudar para conseguirlo. Y en ello estoy. Intentando hacer un plan. Confieso que estoy un poco perdida, porque de la misma manera que los niños están programados para hacer sólo cuando se les manda, tengo la sensación de estar programada para mandar y hacer. Y este círculo hay que romperlo, creo yo…

Necesito un plan. Un plan que funcione, y ayudar a que mi hijo sea un ser independiente, que cuando viva con su pareja o viva sólo sepa pensar por si mismo en todas las tareas de la casa. No solo quiero que ahora mismo recoja su cuarto, o su ropa de la que se la quita, me gustaría que vaya asentando las bases para que en el futuro sepa cuánto hay que comprar para tener una nevera funcional, cuándo hay que cambiar las sábanas de la cama o cuándo hay que poner una lavadora, o es necesario pasar un aspirador.

Y toda esta reflexión personal, que me he ido liando la manta a la cabeza de la que escribía empezó por el tema de la paga. Y sobre todo por relacionar la paga con las tareas. La paga me gusta, pero hay muchas maneras. Lo que si que tengo claro es que las tareas son las tareas que hay que hacerlas para que la casa tenga un funcionamiento normal, que todos vivimos en la casa y relacionarlo con una paga creo que nublaría la visión sobre las cosas que hay que hacer porque la vida es así! ;-). Siempre adaptado a su edad y a su capacidad, claro!. De todas formas, por supuesto no hay una fórmula buena sino una fórmula que funcione en cada casa. En breve haré un post sobre esto, sobre las distintas visiones y tendencias sobre este tema.

Pero la reflexión que me ha salido va más bien sobre la autonomía y crear cabeza pensante y no solo brazo ejecutor!.

De momento me voy este viernes con estas palabras escritas y con una misión!. Si tenéis ideas para que pueda llevarla a cabo, genial. Quiero mejorar, hacerlo bien y entre todos nos podemos ayudar.

¡Feliz viernes!

26 thoughts on “niños, tareas, casa, …

  1. Almudena Arroyo Responder

    Buenos días!
    Acabo de leer tu post y te digo que estamos en el mismo barco en cuanto s nuestros hijos aunque en mi caso mi marido no “ayuda”, hace. Así que tengo mucho ganado pq será un buen ejemplo para mi Jon.
    En caso de no tener ese referente masculino supongo que entonces tú tendrás que serlo. Cómo te enseñaron a ti?

    • María Cañal Responder

      Buenos dias Almudena! que bueno tener ese ejemplo para tu peque! un beso!

    • Isabella González Responder

      Lo que tienes que hacer es muy simple, llo único que tienes que hacer es hacer los deberes más divertidos de esa manera el o ella no lo tomará como algo tedioso sino como algo divertido, porque siendo niños uno lo que más quiere es jugar, y así cuando el sea grande, estará acostumbrado y no lo tomará como un castigo, al igual que si algún día le quitas el teléfono o algo así no lo hagas solo invitarlo a hacer algo más divertido así dejara el dispositivo

  2. Mary Wilson Responder

    Para mí son dos cosas diferentes, autónomas e independientes. Creo que hay cosas que hay que hacerlas porque sí, no porque estén “premiadas” o “remuneradas”. La vida es eso, y muchas veces, aún haciendo las cosas bien, lo que hay que hacer, lo correcto, nos vamos a encontrar con que la vida nos sacude, no nos premia… y hay que seguir haciendo lo que se debe hacer. Por eso creo que no es bueno premiar determinadas actividades o enlazarlas con una recompensa. Al final, temo que se acostumbren a moverse sólo por dinero y ésa es para mí la peor de las motivaciones para la vida.
    En casa, Julia hace las tareas conmigo el fin de semana (durante la semana, limitamos su obligación a su espacio), y es la manera de que se acostumbre a hacer las cosas poco a poco, por la satisfacción de colaborar en la vida familiar, de vivir en un espacio bonito y de cuidarlo. Cuesta, claro, porque en la cabeza de los niños está jugar y pensar en cohetes, muñecas y puzzles, pero poco a poco espero que la conciencia de que eso es parte de la vida arraigue 😉
    La paga para mí es eso sólo: la paga. Una asignación semanal para que ella decida qué quiere hacer: comprar cromos, chicles o ahorrarla. Es independiente del cumplimiento de sus obligaciones o de sus logros. De la misma manera, jamás ha recibido ningún regalo por las notas o nada por el estilo.
    Ojo, es mi visión personal del asunto, hay muchas otras y válidas todas :)

    • María Cañal Responder

      que bonitas que sois Julia y tu! y que bien lo haces Mary! un beso y gracias por pasar a comentar!

  3. Monica Responder

    Creo que a la gran mayoría nos pasa lo mismo con los maridos. El mio me ayuda mucho, pero siempre soy yo la que dice hay que hacer esto o lo otro… la que hace la lista de la compra, etc. Y creo que va todo relacionado con lo que se les ha enseñado de pequeños.
    Yo tengo 3 hijos, la mayor de 7, el mediano de 4 y un bebe de 1 mes … y desde pequeños les animo a que me ayuden a hacer cosas y sean responsables de las suyas. Y realmente funciona, empiezan a ser responsables en ese aspecto, recogen su ropa, sus zapatos… la mayor apunta cosas en la lista de la compra cuando se acaba algo… No les recompenso por ello, más bien ellos lo hacen como un juego intentando imitar a mamá y sentirse mayores.
    Por eso pienso que es una cosa que hay que enseñar desde pequeños y siempre en forma de juego.

    • María Cañal Responder

      esa es la cosa, me encantaria que en la siguiente generación la expresión “me ayuda” no exista! gracias por pasar a dejar tu opinión!

  4. Leonor Responder

    Hola !
    Me toca de lleno el tema del reparto de tareas porque trabajo con mi pareja, tenemos dos niños y ni viene nadie a limpiar a casa ni van los críos al comedor. Así que lo nuestro es pura ingeniería. Desgraciadamente el entorno familiar se ha delegado siempre a la mujer y continúa siendo así para un alto porcentaje de las tareas que lo componen. Lo primero como en todas las cosas es hablarlo toda la familia. Exponer la situación y tomar decisiones tras la reflexión y de forma consciente. Porque creo que todo lo que viene impuesto es más fácil de rechazar. Nosotras como mujeres tendremos que explicarnos más al fin de que parejas e hijos comprendan como nos sentimos y tomen consciencia, eso nos ha tocado, porque aunque sea prácticamente imposible cortar por lo sano ese círculo de responsabilidades y cargas tiene que ir cediendo poco a poco y sobre todo con conciencia. Por otro lado la infancia es el único periodo de la vida ausente de responsabilidad, al menos ideológicamente, en otros tiempos y lugares sabemos que hay trabajo infantil, pero en sociedades del bienestar los niños pueden ser niños o al menos deberían poder serlos. Aquí está mi contradicción, quiero que vivan una infancia plena. Así que intentaré que adquieran compromiso pero sin responsabilidad, no sé si me explico. Todo esto es para evitar estar dando órdenes porque eso es en sí la tarea más odiosa del ámbito familiar y dudo de que sirva para construir. Además del gasto de energíabuque tenemos que pagar nosotras. Creo que las personas cuando hablamos claramente y desde el corazón nos hacemos entender perfectamente y surge la empatía. Que al fin y al cabo lo que hay en este asunto es mucha falta de eso. Respecto a la paga nunca la relacionaría con las tareas. Aunque veo bien asignar una. Durante una semana empleamos dinero en los kilos por poco que sea, un cromo un paquete de gusanitos, un dulce, etc. Con la paga podríamos establecer otra forma de gestionar esos gastos. Dándoles a ellos una cantidad semanal o mensual para que la administren como ellos crean oportuno, algo que me parece estupendo y constructivo. El no tener paga no me parece negativo. Tenía ganas de escribir se nota, bueno gracias María por abrir el debate. Un beso

    • María Cañal Responder

      Muchisisimas gracias por pasar y dejar tu reflexión tan interesante. gracias!

  5. Nuria Responder

    Hola yo esta semana le dado muchas vueltas al tema creo que está bien que tengan paga y hemos decidido que si, ellos ya realizan varias tareas ( ordenar cada uno su habitación y baño, recoger la mesa, etc. ) la verdad es que son dos niños muy responsables y nada caprichosos y tengo confianza en que sabrán administrarse bien, veremos que pasa. Me apunto la idea de la libreta que salía en otro post para anotar los gastos que cada uno tiene.

  6. maite - everydayunrato Responder

    En mi opinión los niños ya tienen que hacer muchas cosas por narices, pasan un montón de horas en el cole, muchos tienen que comer lo que les ponen por narices, ir a la extraescolar de turno, hacer sus deberes.
    No me parece justo añadirles obligaciones cuando llegan a casa, prefiero que tengan tiempo de jugar, pintar…
    Como los niños aprenden mucho por observación, vamos a intentar que vean un reparto equitativo de las tareas, contémosles como hacemos las cosas, para que tomen consciencia de que no se hacen solas.
    Enseñémosles que si participan el trabajo se reparte y ganamos todos.
    No me gusta vincular la paga a tareas o obligaciones, me da miedo hacerles un poco “mercenarios”, aunque si lo piensas bien, todos trabajamos por un sueldo.
    De momento en casa se da una paga para que aprendan a gestionar el dinero, aprendan que no llega para todo y que si se gasta en una cosa no hay para otra.

    • María Cañal Responder

      Maite! soy la primera defensora de que los niños tengan tiempo a jugar y pintar y desconectar!!!! pero si es cierto que los niños van creciendo, y al menos yo lo veo con el mío, que va creciendo y que ya podemos compartir muchas tareas y ayudarle a tomar conciencia de que la casa es un trabajo increible, que hay que mantener. Es cierto que la mayoría de nosotros necesitamos trabajar por un sueldo… pero hay tantas cosas que no tienen recompensa económica a cambio!!! el ejemplo de la casa es el ejemplo. La casa es un trabajo o trabajazo y no se cobra. Otro ejemplo es las personas que tenemos un blog y que trabajamos duro pero no se hace por dinero. hay muchos ejemplos de trabajos que o bien por necesidad o bien por hobby no se puede hacer por dinero. Yo por mi parte cada vez estoy mas convencida que en mi caso no quiero vincular ciertas tareas que hay que hacer si o si, adecuado a su edad y capacidad, pero si o si… recoger su cuarto, su ropa, gestionar lo que va a lavar y lo que se guarda, meter los platos en el lavavajillas, etc etc etc. El día a día vamos. No crees? Gracias Maite por pasarte a comentar!

  7. EFIMERATA Responder

    Esto es un labor del día a día, de hábitos y rutinas… de hacer las cosas mal, de intentarlo muuuchas veces… de doblar mal la ropa, pero doblarla, de tender fatal pero hacerlo… lo importante en no cejar en el empeño: la casa es de todos y así hay que hacérselo entender… ¡cuando sean mayores lo tendrán grabado en el disco duro!
    Buen finde!!

    • María Cañal Responder

      los hábitos son fundamentales, es cierto!!!!!!! gracias Efimerata, nos encanta que pases!

  8. Aida Responder

    Me gusta esta reflexión que planteas.
    En mi caso personal, mi marido hacía mucho menos en su casa que hacer ahora en la nuestra. ¿El motivo?, que su mujer ( esa soy yo), soy un poco desastre para la casa, con lo cual se vió en la obligación de hacer más en casa. Y no sólo es que yo sea un desastre, sino que yo trabajo por las mañanas en lo que los niños están en el cole y él trabaja por las tardes, tiempo en el que yo estoy con los peques ( juegos, actividades…)
    Por otro lado, no creo que necesites ningún plan, los niños aprenden del ejemplo de sus padres, debemos invitarles a reflexionar sobre si será momento de cambiar las sábanas,etc… En cuanto a la lista de la compra, que mejor manera de fomentar la lectoescritura que estén acostumbrados a escribir en la nota lo que hace falta si ven que se acaba.
    Es todo más fácil que preparar un plan.
    María en esto lo tienes chupao, no lo dudo.
    Un besu

    • María Cañal Responder

      Gracias Aida! a ver que tal se nos da! de momento puedo decir que Nico es un tio comprometido! espero que siga asi!!!!! Gracias!!!

  9. Marta Responder

    Hola,
    por mi parte, llevo varios días pensando el tema de la paga…y este tema con el que enlazas hoy, María. Creo que, como en casi todo, pesa mucho lo que hicieron nuestros padres. Nunca tuve paga. Mis hermanas y yo se lo pedíamos encarecídamente a nuestros padres… pero nada. Me he dado cuenta con el tiempo que sí que puede ser una forma de administrarse, no lo niego, pero también estamos fomentando en exceso el valor del dinero, de lo material. Es cierto, me he dado cuenta que jamás he tenido ningún aprecio por el dinero, pero eso nunca ha significado que no supiera administrarme, muy al contrario, nunca he vivido “por encima de mis posibilidades”… siempre he sabido lo poco que tengo y lo mucho que cuesta ganar unos euros. Vengo de una familia que ha trabajado mucho en el campo y nosotras desde niñas colaborábamos siempre con nuestros padres, adquiriendo resposabilidades. Enlazo así con la idea de que, para que los niños sean conscientes de las tareas, de la responsabilidad, de la idea de prestar ayuda… es necesario otorgarles responsabilidades, poco a poco, hacerles partícipes… Al principio como un juego, yo lo hago con mi peque y con pequeñas tareas acorde a su edad: hoy vas a ser el encargado de… ¿me ayudas?. Y por supuesto que lo aprecien en todos los miembros de la familia… Una anécdota: estas Navidades me dí cuenta que, a parte de ser un juego para él, y de ver cómo se sentía súper orgulloso colaborando, poniendo vasos, platos, tenedores, ….y demás en la mesa, se convirtió en un juego de matemáticas…
    Gracias María por tus reflexiones… son deberes semanales para los padres ; ) Encantada de que nos hagas pensar…
    Un saludo

    • María Cañal Responder

      Gracias Marta, me encanta como lo has planteado, haciendoles participes y dandoles la oportunidad de sentirse genial con ello. Gracias por contarnoslo!

  10. Cova Responder

    Yo creo que tampoco hace falta ningún plan. Que las cosas fluyan naturales. Al principio es normal que seamos los mayores los que tenemos que decirles lo que hay que hacer. Pero poco a poco podemos devolverles la pregunta. Si lo introducimos en nuestras rutinas es fácil. ¿Qué se hace los sábados? Aspirador y sabanas por ejemplo. Así se va interiorizando. Como todo.
    Como han digo más arriba. Como un juego al principio. Aprovechando el interés que generalmente tienen a edades tempranas 2-3-4 años. Si dejamos pasar ese momento en que quieren ayudar y hacerlo solos luego creo que es más difícil.
    Y como anécdota decir que es imposible prever. Mi chico apenas hacía nada en su casa. Pero a los 20 años se independizó y ahora en muchas cosas es él quien lleva la voz cantante. Y mi hermano igual. Toda la vida detrás de él y ahora hace muchas cosas. Así que el oráculo no sabemos si acertará o no. Por si acaso prediquemos con el ejemplo e integremos las tareas en la vida familiar, nosotros en la cocina creamos muchos lazos afectivos. Respecto a la paga, yo no lo relacionaría. Feliz fin de semana

  11. Mabel Responder

    Qué tema tan interesante María, y qué comentarios tan profesionales encuentro por aquí! Yo aún no me lo había planteado porque mis hijos aún son pequeños, pero en nada estoy con estas historias… así que de momento sólo puedo hablar desde el otro lado, como hija: era la pequeña de tres y mi hermana mayor me lo hizo casi todo hasta los diez años. Mis padres me pagaban tareas del tipo limpiar el coche -a veces también limpiaba el de mi cuñado, jajajaj- o recoger toda la cocina (cuando ya era un poco más mayor); y también tenía una libreta donde apuntaba mi paga a modo de ahorro (no me lo daban en efectivo, salvo que quisiera comprar algo, y así controlaban en qué lo gastaba). Y aunque no hice “casi nada” en las tareas domésticas en 17 años me fui a estudiar fuera y todo lo que había visto y me habían repetido estaba ahí, latente, lo conocía y lo pude poner en práctica sin dificultad. Tampoco creo que ese dinerito “extra” influyera en la percepción de mi trabajo en el hogar, cuando me tocó hacerlo sin cobrar lo hice y punto. No sé, hay tantas opciones buenas… Piensa que tu niño se librará de verse influido por una hipotética mala influencia por un posible desequilibrio en el reparto de tareas (que casi siempre hay) así que eso que tienes ganado… Un beso gordo!

    • María Cañal Responder

      Gracias Mabel por contarnos tu experiencia! nos encanta!!! gracias por pasarte! un beso!

  12. eSteR Responder

    Hola María!
    Yo creo que lo haces estupendamente, María: ¡no te preocupes tanto! 😀
    Importante: el buen rollo, no forzar, que fluya, que entiendan que ellos también son responsables de la casa, porque la casa, los espacios y los objetos también son suyos y los utilizan.
    Que aprendan a valorar el esfuerzo extra que supone limpiar y recoger la casa, mantenerla en orden, recoger la habitación, la ropa, los juguetes… Que valoren el esfuerzo que todo eso supone para mamá, para mamá y papá o para toda la familia y que entiendan que ellos también tiene que colaborar.
    Nosotros, por nuestra parte, tenemos que valorar mucho su complicidad y su colaboración, lo hagan mejor o lo hagan peor, lo importante es la voluntad de hacerlo y de ir mejorando: si los felicitamos efusivamente se sentirán valorados, admirados y comprendidos, lo que de entrada resulta perfecto.
    No me parece buena idea vincular las tareas de casa a la paga: las tareas de casa se hacen porque son necesarias, y son responsabilidad de todos los “habitantes” de la casa; la paga es una aportación para que ellos puedan disponer de cierta “liquidez” que les permita aprender a ahorrar, a gestionar o a decidir en qué se quieren gastar esos ahorros. Creo que enseñamos y transmitimos valores diferentes con cada cosa, tareas y paga, y bajo mi punto de pista, no creo que convenga mezclar conceptos.
    María: te entiendo mucho más de lo que pudieras imaginar, porque durante muchos años, yo tb fui una madre que crió sola a su hija, hecho que seguramente supuso algún inconveniente, pero el paso del tiempo y mi propia hija me han venido a confirmar que han sido más las ventajas, así que: ¡nosotras también podemos, no lo dudes ni un momento! Un abrazo grande, bonita!

    • María Cañal Responder

      gracias Ester! un beso fuerte y gracias por pasar y contar tu experiencia!!!!! siempre es un placer!

  13. Mevlut Celeiro Responder

    Creo que la mejor manera de conseguir que niños y niñas ayuden en casa es dejarles hacerlo desde muy pequeños. Cuando tienen 3 años suelen mostrar un gran interés POR imitar a mamá (y papá) en la cocina, pero se les suele echar porque interfieren. Error! Mi hijo me acompaña desde muy pequeño en Las diversas tareas en Las que puede colaborar, Como preparar ensaladas y postres, fregar cacharros, pasar Los suelos, etc. Le encanta cooperar y no hay que mandarle, sólo pedir ayuda. No me parece correcto supeditar la realización de tareas a la paga, estilo Los “chore charts” Americanos. Me resultan odiosos. El mensaje de estas tareas programadas es: Las tareas domésticas son desagradables, tú eres un vago y no quieres hacerlas, pero SI Las haces Te pago? Terrible… Dad paga o no, según vuestra ideología, pero no la vinculeis al trabajo doméstico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>