La inteligencia emocional es un término muy utilizado hoy en día pero que ya fue en 1920, cuando Edward L. Thorndike utilizó el término inteligencia social para describir la habilidad de comprender y motivar a otras personas.

Pero fue en 1983 cuando Howard Gardner publicó su libro “Inteligencias múltiples: la teoría en la práctica”, el que introdujo que los indicadores de inteligencia como el cociente intelectual no explican  plenamente la capacidad cognitiva, porque no tienen en cuenta ni la inteligencia interpersonal (la capacidad para comprender intenciones, motivaciones y deseos de otras personas) ni la inteligencia intrapersonal (para comprenderse a uno mismo, apreciar los sentimientos, temores y motivaciones propios).

inteligencia emocional

Y fue ya Daniel Goleman, en su libro “Inteligencia emocional” cuando se popularizó el término ya que su libro se convirtió en un betseller que dio lugar a programas educativas, libros, tiras cómicas, debates, comentarios sobre el propio libro… etc que hizo que el término fuera conocido y que también hizo que la sociedad comprendiera un poco más este factor.

Inteligencia emocional es un término utilizado para describir la habilidad de un individuo para reconocer sus emociones y las de los demás, discriminar entre los distintos sentimientos, poder etiquetarlos adecuandamente, y utilizar la información emocional para guiar nuestro pensamiento y nuestra conducta.

La inteligencia emocional nos permite:

  • Tomar conciencia de nuestras emociones.
  • Comprender los sentimientos de los demás.
  • Tolerar las presiones y frustraciones que soportamos en el trabajo.
  • Acentuar nuestra capacidad de trabajar en equipo.
  • Adoptar una actitud empática y social que nos brindará mayores posibilidades de desarrollo personal.
  • Participar, deliberar y convivir con todos desde un ambiente armónico y de paz.

La inteligencia emocional es una habilidad no un rasgo, y las habilidades se pueden aprender. Esto es algo muy importante, el saber que la inteligencia emocional es muy beneficiosa y además con la inteligencia emocional se pretende alcanzar los siguientes objetivos:

  • Reconocer emociones propias.
  • Reconocer las emociones de los demás.
  • Identificar y nombrar correctamente a las emociones.
  • Ser capaz de regular las propias emociones.
  • Incrementar el umbral de tolerancia a la frustración.
  • Identificar de manera anticipada los efectos nocivos de las emociones negativas.
  • Ser capaz de construir emociones positivas.
  • Ser capaz de lograr la automotivación.
  • Tener una actitud positiva ante la vida.
  • Desarrollar la capacidad de fluir en la vida, avanzar.

Estos objetivos sería estupendo poder alcanzarlos con ayuda de los profesores, los colegios, las autoridades educativas, para poder tener alumnos más sanos emocionalmente, más motivados y conductas más sanas y eficaces para su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>